Esta temporada, los precios de la costa se ajustan aún más a la inflación real

Deja un comentario
Tips para el viajero

El gasto familiar diario en Pinamar aumentó entre un 25 y 50% con respecto al año pasado; los operadores turísticos bajan algunos precios para evitar que fracase la temporada

Por Evangelina Himitian  | LA NACION

La sorpresa no llegó al comienzo de las vacaciones , sino luego de promediar la primera semana de estada en la playa: las familias descubrieron que el gasto había sido mucho mayor que el planificado . “¡Pero están todos locos! Fui a la verdulería, compré un melón y me cobraron 40 pesos. Hace una semana, en Palermo, pagué $ 20 por lo mismo. ¡Este año se les fue la mano!”, dijo indignada Fabiana Benítez, una diseñadora que veranea con su esposo y sus dos hijos en la zona norte de Pinamar.

Aquí, el gasto familiar diario aumentó entre un 25% y un 50% con respecto al año pasado. En parte, tuvo que ver con la inflación. Pero, además, hubo una suba de precios cercana por el comienzo de la temporada. Así, una familia de cuatro personas tuvo para el verano pasado un gasto diario promedio de $ 1600, incluido alojamiento, viaje, alquiler de “sombra”, supermercado, comidas y paseos. Hoy, esos mismos gastos superan los $ 2000 diarios. Pueden llegar a $ 2400 para quienes se hospedan en hoteles.

Las familias que eligieron unas vacaciones más económicas, en un departamento de dos ambientes en el centro, sin alquilar carpa y con un gasto modesto en comidas y salidas, desembolsan más de $ 1000 diarios.

Estos números sirven para entender por qué esta temporada no está resultando como se esperaba. Al menos en Pinamar. Cuando arrancó el cepo al dólar, los operadores turísticos se prepararon para recibir por decantación parte del flujo de veraneantes que no iría al exterior. Esto resultó en Cariló, el destino de miles de familias que esta temporada cambiaron las playas de Punta del Este por la Costa Verde. En Cariló, una familia tipo gasta unos $ 2800 por día.

Pero nada resultó igual en Pinamar, donde muchos turistas evaluaron que la relación precio-calidad de servicios está desfasada. Además, la crisis política que atraviesa la ciudad es evidente en el deterioro de las instalaciones de balnearios, paradores y restaurantes de playa. Las calles están desmejoradas y la avenida Bunge es un recuerdo de lo que fue.

Los stands de las automotrices, que otras temporadas vestían la avenida de luces y glamour, son este año apenas media docena. A excepción de Audi, las marcas de alta gama mudaron sus instalaciones a Cariló. La falta de inversión por parte de patrocinadores significó que las instalaciones y los servicios en los balnearios hayan tenido un mantenimiento básico para arrancar la temporada.

“Todos estos factores, sumados a las escapadas durante el año por los fines de semana largos y a los precios elevados, hicieron que la temporada en Pinamar esté por debajo de las expectativas”, dijo a LA NACION el secretario de Turismo de Pinamar, Alfredo Baldini.

¿Cómo se compone el estimativo del gasto diario familiar? Una familia de dos adultos y dos hijos adolescentes (el modelo que más se repite en estas latitudes) destina unos $ 400 en combustible para llegar a este partido y otros $ 400 para volver. En peajes, gasta unos $ 100 y para alquilar una casa paga entre $ 15.000 y 18.000 por la quincena. Si optó por un departamento sencillo de dos ambientes en el centro, habrá gastado $ 7000 y si se queda en un hotel, habrá destinado unos $ 24.000 ($ 800 la noche en una habitación doble). En Cariló, el promedio del alquiler de casas es de $ 25.000 por quincena. Los apart cuestan unos $ 12.000 por semana.

Los que alquilaron carpa en Pinamar gastan otros $ 3500 por 15 días de sombra en la playa, comparado con unos $ 6500 en Cariló.

Una compra semanal en el supermercado ronda $1 500 en Pinamar y $ 1800 en Cariló. Ir al cine una vez en la temporada, otros $ 120 ($ 40 por entrada) y que los adolescentes vayan a bailar cuatro noches en los 15 días demanda otros $ 800 ($ 100 por salida). Tomar cuatro helados en familia suman otros $ 400 (un cucurucho sale $ 25) y comprar tres veces una docena de churros y otras tres veces, una de medialunas, agrega unos $ 240 al gasto familiar.

Cuando alguien hace la suma, llega a la conclusión de que en la primera quincena de enero en una casa en Pinamar con dos hijos habrá gastado entre $ 27.260 y 30.260, según lo que pagó por la casa (entre $ 454 y 504 diarios por persona). En un hotel, habrá gastado $ 36.260 ($ 604 diarios por persona). Los que eligieron Cariló, habrán destinado unos $ 41.560 o $ 692 diarios por persona. En un departamento de dos ambientes en el centro de Pinamar, sin carpa, unos $ 15.760 ($ 262 diarios por persona).

Éste es un cálculo estimado de lo que gastarían con las actividades tradicionales de este balneario. El gasto real se conocerá más adelante. Pero un buen indicio de la brecha entre uno y otro es la cantidad de casas y carpas que restan alquilar y que, en muchos casos, obligó a los operadores a bajar los precios para que enero no sea un fracaso..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s